El día de tu boda será inolvidable. También lo será para tus invitados. Es por eso que no querrás que quede en la memoria de tus familiares y amigos algún mal recuerdo de detalles que olvidaste tener en cuenta.
El menú de una boda es un asunto importante. No es ningún secreto que los invitados esperan disfrutar de una buena comida durante una boda. Por lo tanto, debes planificar el menú cuidadosamente, teniendo en cuenta la salud de tus invitados. Antes de elegir el menú, pregunta si alguno de los invitados sufre alergia a algún alimento o tiene necesidades dietéticas debido, por ejemplo, a hipertensión o diabetes.
Un aspecto que no debes olvidar es mantener la música baja durante el cóctel y la cena o almuerzo. Aunque algunos amigos estén disfrutando de la pista de baile, seguramente los invitados mayores desearán conversar con otros invitados. Por eso, mantén la música baja durante la hora del cóctel y la cena para que los invitados puedan hablar, y luego subir el volumen más tarde en la noche.
Y en cuanto a la música, presta atención a la música que eliges. Elegir bandas y estilos de música que les gusta a pocos, o quizás solamente a ti, no es la mejor opción para su recepción. Esto no quiere decir que debas limitarte solamente a unos pocos grupos musicales, pero procura música bailable que todos los invitados puedan disfrutar. Habla de esto anticipadamente con quien se ocupará de la música de tu boda, no dejes el asunto para tratar el asunto en la recepción.
Existe un grupo de invitados que no debes olvidar: los niños. Al organizar tu boda, piensa en los niños, quienes no ven nada divertido ni entretenido los banquetes. Infórmate sobre la contratación de una niñera que puede mantener a los niños cerca del lugar donde efectuarás la recepción, o designa una mesa a cargo de una persona que se ocupe de ellos y los entretenga, como un animador o payaso. Esto los mantendrá ocupados y felices. Considera esto una inversión y no un gasto, pues los niños aburridos pueden complicar a los padres y también a ti.
Disfruta de tu boda plenamente y haz que tus invitados también. Al organizar tu boda, piensa en las personas que estarán en ese momento tan importante de tu vida. Si piensas en ellos y los tomas en cuenta en tan feliz día, seguramente mantendrán un recuerdo maravilloso de tu boda.