Constituyen un verdadero fetiche para muchas, en cuyo caso su elección puede revestir tanta importancia como la del vestido mismo. Sin embrago, no es necesario caer en este extremo para darse cuenta de que el calzado no es un detalle menor, sobre todo en lo que respecta a ocasiones de tamaña envergadura. Por otro lado, la variedad de modelos es tan vasta que a veces la decisión pudiera tornarse complicada. Es por ello que a continuación presentaremos las principales opciones dividiéndolas en estilos generales, con consejos adecuados a cada uno de ellos.

Iremos primero que nada a lo más seguro y convencional. ¿Qué novia no desea verse elegante el día de su boda? Es la oportunidad perfecta para lucir esos modelos que pueden tener varios o casi ningún detalle, pero cuyo estilo se resume en una sola palabra: refinados. Un detalle que asegurará esta característica es hacerlos forrar con la misma tela que el vestido. Caso contrario, deberás asegurarte de que el color coincida llevando un trozo de tela del vestido contigo al momento de elegir. Las diferencias tonales marcadas – aún cuando ambos sean blancos – crearán un efecto que desviará la atención.

Si tuviéramos que recomendar un modelo en particular para esta categoría sería el “pump”, un tipo de zapato cerrado que combina elegancia con comodidad ofreciendo puntera que puede ser descubierta, ovalada, cuadrada o en pico – y taco cilíndrico de grosor variable. Dan perfecto soporte al pie, hacen que las piernas parezcan más largas y se adaptan prácticamente a cualquier estilo. También tenemos el clásico modelo “Mary Jane”, similar a este pero con una pulsera o cinta sobre el empeine – un detalle muy femenino que incluso a veces se aprovecha para introducir detalles de pedrería en combinación con el vestido. Su talón puede ser tanto cerrado como descubierto, siendo una opción ideal para climas primaverales o cálidos.

Cuando de bodas se trata, la elegancia nunca falla. Se relaciona con la femineidad y el refinamiento, e incluso con la versatilidad, ya que puede aunar exitosamente lo clásico a lo vanguardista bajo el parámetro del buen gusto.

Zapatos de novia.