Decoración para la fiesta III: Bodas al aire libre

Ya hemos hablado sobre la importancia de decorar bien los salones en los que se realizarán bodas informales y banquetes formales. En esas ocasiones hay que tener en cuenta factores tales como los cortinados, la disposición de las mesas, la iluminación, etc. Ahora bien, si los novios deciden celebrar su fiesta al aire libre, ¿tendrán […]

Ya hemos hablado sobre la importancia de decorar bien los salones en los que se realizarán bodas informales y banquetes formales. En esas ocasiones hay que tener en cuenta factores tales como los cortinados, la disposición de las mesas, la iluminación, etc. Ahora bien, si los novios deciden celebrar su fiesta al aire libre, ¿tendrán que considerar cuidadosamente el asunto de la decoración? En un principio, podría parecer que no, pero veremos cómo este tema se convierte en uno de suma importancia para que la fiesta redunde en éxito.

Obviamente, cuando la fiesta se realiza al aire libre, no hay aspectos de la decoración por los cuales no hay que preocuparse, pero otros son fundamentales para que la fiesta sea un éxito rotundo. Entre estos factores se encuentran las mesas sobre las cuales se servirán los alimentos. Hay diferentes estilos de mesas para la ocasión. Si se trata de un almuerzo o una cena, las mesas serán las acostumbradas para estas comidas. Aunque no está mal utilizar manteles, éstos no deben quedar a merced del viento. De este modo, se evitarán inconvenientes para los invitados. Si se tratara de una recepción de tono informal, el mobiliario adecuado para esas ocasiones también podrá ser el acostumbrado. En todos los casos, la opción más conveniente es utilizar el color blanco en los manteles. También existe la posibilidad de utilizar algunos colores claros.

Si la fiesta se extendiera hasta el anochecer, lo mejor sería disponer de buena iluminación, para que los asistentes sigan disfrutando de la fiesta sin pensar que ha llegado el momento de retirarse. En lo que respecta a este punto, algunos deciden disponer de algunas lámparas junto a antorchas que sirven para la iluminación y la decoración del lugar.

Por último, es conveniente dejar un lugar techado, tal vez una carpa grande, en la que quepa un buen número de invitados. En estos lugares, podrán pasar un rato protegidos del sol y de las inclemencias del tiempo, si llegaran a presentarse. Hay que tener en cuenta estos aspectos para que la fiesta no se vea empañada por un contratiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *