No enloquezcas antes de tu boda


¿Se acerca el día de tu boda y sientes que estás por enloquecer? Es fácil dejar que la planificación de la boda te abrume, ya sea porque te has obsesionado con los pequeños detalles o simplemente no eres capaz de tomar decisiones. Sin embargo, hay muchas maneras de superar el estrés natural que se genera antes de la boda. Es por eso que a continuación te damos algunos consejos para planificar tu boda sin enloquecer.
Para todo proyecto en la vida, lo primero es pensar en positivo. Puede sonar cursi, pero si te esfuerzas por pensar positivamente en el día de tu boda te ayudará a calmar los nervios. Si no eres capaz de repetir mentalmente frases felices, entonces escríbelas en notas y ponlas en lugares visibles para mantener tu mente en positivo. Por ejemplo, escribe: “Nuestra boda va a ser maravillosa” o “Todo en el día de la boda va a salir muy bien”.
Además, visualiza el día de tu boda perfecta. Deja de preocuparte por la lluvia, los vestidos de las damas de honor o que una bandada de gaviotas asesinas atacan a los invitados durante la ceremonia en la playa. En cambio, visualiza tu día perfecto de principio a fin. Imagínate disfrutando del inolvidable día de forma tranquila, viviendo ese día tal como lo has soñado y que termina con un baile increíble junto a tus amigos y familiares. Y cuando atravieses situaciones estresantes, entonces vuelve a esa imagen mental.
Para que los nervios no te superen, debes atenerte a los plazos fijados en la planificación de la boda. Las listas de planificación están ahí por una razón y mantenerse en ellas es una de las claves para liberarte del estrés. Mantener los plazos que te has establecido y ser realistas desde el principio te ahorrarán muchos dolores de cabeza. Por ejemplo, si tu trabajo te apasiona y le dedicas muchas horas, no intentes planificar tu boda en menos de seis meses. Establece una línea de tiempo cómoda: 12 meses o más.
Si percibes que no puedes con todo, delega tus tareas pendientes. Existen algunas tareas que puedes delegar a alguien de confianza. Y si la planificación de la fiesta de compromiso, cena de ensayo o el brunch del día después parece demasiado, recuerda que puedes contar con la ayuda de amigos y familiares, que seguramente estarán deseosos de participar.
Planificar tu boda demanda muchas energías y tiempo, pero puedes hacerlo sin enloquecer. Manteniendo una mente positiva y manejando los tiempos de forma realista, podrás hacer que todo salga tal como lo has soñado.

What are you interested in? Explore some of the best tips from around the city from our partners and friends.