Peinados a elección

Ya has elegido el vestido, las joyas y los zapatos. Respecto a ti ya está casi todo dicho, pero… ¿y tu cabello? ¡Qué importante y qué difícil es la decisión al momento de pensar qué estilo de peinado llevarás el día de tu boda! Si tiara o corona, brillantes o flores, recogido o suelto. Mil […]


Ya has elegido el vestido, las joyas y los zapatos. Respecto a ti ya está casi todo dicho, pero… ¿y tu cabello? ¡Qué importante y qué difícil es la decisión al momento de pensar qué estilo de peinado llevarás el día de tu boda! Si tiara o corona, brillantes o flores, recogido o suelto. Mil y una opciones se abren ante tus ojos, pero habrás de elegir solo una, y por supuesto la que más se ajuste a tus deseos, estilo y conveniencia.
Por supuesto que tu estilista de confianza –mienten las mujeres que dicen que no tienen un peluquero que las asista—habrá de orientarte en lo que más te convenga, pero recuerda decidir con anticipación. No sea cosa que llegado el momento estés desconforme y sufras por no haber tomado una decisión a tiempo.
Ejemplos de modas y tendencias hay a raudales. Pero todo dependerá de ti. Aquí te ofrecemos algunas muestras de estilos que podrían resultarte útiles cuando decidas ese aspecto tan importante cuando llegue el instante de dar el sí.
Puedes optar por un estilo de media cola con bucles si tu cabello es largo. Una media cola sencilla de la que parten bucles en cascada que reposan en la espalda (mejor si el vestido es abierto detrás) puede ser furor en una boda veraniega. Si se agrega un poco de volumen a la corona del cabello, será el perfecto toque de sofisticación que toda novia necesita.
Otra forma atractiva pero sencilla es el lacio perfecto, con un giro a un costado para colocar el velo, dejando ver las orejas para poder lucir unas bellas caravanas de strass, perlas o lo que desee la dama.
En la otra punta de la escala, un peinado de lo más “despeinado”, estilo “recién levantada” puede causar furor por su originalidad. Es ideal para una boda al aire libre, porque no deberás preocuparte porque luzca arreglado, sino todo lo contrario. También es ideal para aquella novia que no quiere estar preocupándose toda la noche por cómo se ve su cabello, sobre todo a la hora de las fotos.
Otro estilo sencillo pero muy formal es un rodete prolijamente colocado en la parte baja, sobre la nuca. Allí puede nacer el velo, o algunos bucles, para ofrecer un aspecto tradicional sin perder la frescura.

Search

What are you interested in? Explore some of the best tips from around the city from our partners and friends.