Vehículos para bodas III: Carruajes

«Los detalles menores hacen a la perfección y la perfección no es un detalle menor». Ésta frase atribuida a Miguel Ángel revela que para que algo sea perfecto hay que dar atención a los detalles. En el caso de una boda, no se puede estar más en lo cierto. Todo el mundo sueña con tener […]

«Los detalles menores hacen a la perfección y la perfección no es un detalle menor». Ésta frase atribuida a Miguel Ángel revela que para que algo sea perfecto hay que dar atención a los detalles. En el caso de una boda, no se puede estar más en lo cierto. Todo el mundo sueña con tener una boda perfecta, pero los novios que quieran tenerla deben dar atención a los detalles. Uno de ellos es el vehículo que escogerán para el día más importante de sus vidas.

Ya hemos abordado otras opciones, pero en este caso, daremos atención a un vehículo particular. Muchas parejas han hecho uso de él con éxito. Se trata del carruaje. Los carruajes son un medio de transporte anticuado. El automóvil vino a desplazarlos por completo. Pero los carruajes supieron hacerse su lugar como vehículos ornamentales o recreativos. Dentro de ese uso, se contemplan las bodas. Una pareja podría ver en este medio de locomoción la opción ideal para que su boda sea perfecta.

Los carruajes están asociados a bodas formales más bien que a las informales. Además, por regla general se prefiere su uso en acontecimientos que tengan lugar en horario diurno. De noche, las condiciones meteorológicas y la propia falta de iluminación de muchos carruajes hará de estos un medio inconveniente para que los novios se desplacen, amén del poco lucimiento del que el carruaje será objeto por la falta de luz natural.

Una de las principales ventajas que tienen los carruajes, es que se destacan sin decoración adicional y que aportan un gran elemento distintivo a la boda, dándole mayor categoría al acontecimiento. Asimismo, el carruaje está relacionado con una boda de ensueño. A pesar de lo mencionado, la principal desventaja de los carruajes estriba en la dificultad para conseguir uno. Son poco numerosos los dueños de carruajes. Sin embargo, no es imposible dar con uno y utilizar este original medio de transporte en su boda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *